Saltar al contenido
Mensajes Bíblicos con Imagenes

El perdón y la reconciliación según la biblia

Hay dolores inimaginables en nuestro interior, con los cuales anhelamos sanar y olvidar. Dolores que la mayoría de veces involucran a un ofensor. Pero para poder sanar es necesario llevar a cabo dos desafiantes decisiones, perdonar y reconciliar. Por supuesto, es imposible olvidar verdaderamente pecados que cometieron contra nosotros. No podemos eliminar selectivamente eventos de nuestra memoria. Pero la biblia nos enseña que, “El que perdona la ofensa cultiva amor”.

Versículo bíblico clave:

Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonara a ustedes su Padre Celestial. Mateo 6:14 NVI

El perdón según la biblia

El perdón es una decisión de voluntad. Ya que Dios nos manda a perdonar, debemos hacer una elección consciente de obedecer a Dios y perdonar. Aprender a pedir perdón y aprender a concederlo es uno de los mayores aprendizajes y sin duda, la mayor característica de un corazón bondadosa. Hay una conexión entre nuestro corazón y el corazón de Jesús, cuando nos identificamos con la desafiante acción de perdonar.

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete. Mateo 18:21-22

El perdón anunciado a través de Jesús, cambio la historia, ese perdón perdón inmerecido en el que encontramos la intangible pero salvadora e impactante gracia del amor eterno y verdadero. Si Dios perdono nuestros pecados a través de Jesucristo, ¿que nos impide perdonar a nuestros ofensores? El perdón nos permite gozar de paz, con ello podemos transformar y construir un horizonte mejor.

La reconciliación según la biblia

Ese acto valiente de reconstruir una relación que fue rota por acciones injustas, muchas veces es doloroso. Pero vivir con ese horrible sentimiento es aún más doloroso y dañino por ello es necesario como dice la biblia “buscar la paz con todos”. El reconciliar no solo mejora relaciones con segundas personas, pues también por medio del perdón encontramos reconciliación con nuestra propia libertad. El más grande rival de la reconciliación es el orgullo, es tan imponente esa sensación dentro de nosotros que no nos permite tomar la iniciativa de ir y solucionar, por el simple hecho que no fuimos los culpables del daño, pero la biblia nos dice:

Si tu hermano peca contra ti, ve a solas con él y hazle ver su falta. Si te hace caso, has ganado a tu hermano. Mateo 18:15